Los hornos suelen ser aquellos lugares de los hogares bien difíciles de limpiar pues son incómodos, tienen mucha grasa y restos de comida en general. Es por ello que no es el lugar más común para limpiar y por lo tanto es un lugar que acumula gran cantidad de suciedad. 

Por ello hemos elegido este sitio complicado del hogar, para hoy hablar de él, para darte trucos sencillos de realizar en tu hogar con elementos que puedes conseguir con mucha facilidad y disfrutar de un horno limpio, sin mal olor ni restos de basura desagradables.

¿Te animas a poner manos a la obra? Tu horno quedará como nuevo, brillante y limpio para usar y disfrutar de ricas comidas allí.

1- Bicarbonato de sodio: nuestro héroe

El bicarbonato de sodio es un gran aliado a la hora de limpiar pues arrasa con toda la suciedad posible y además blanquea y es antiséptico por lo cual el espacio por donde pases este ingrediente quedará super pulcro.

¿Qué necesitas?: Con 8 cucharadas de bicarbonato de sodio y algunas cucharadas de agua.

¿Qué debes hacer?: Deberás mezclar el agua y el bicarbonato de sodio hasta generar una especie de pasta. Puedes agregar más bicarbonato si quieres hacerlo más espeso y más fuerte. Es recomendable que utilices guantes así no dañas tu piel. Una vez que tengas esta pasta o líquido espeso deberás fregar con una esponja todo tu horno. Puedes dejarlo actuar unos 10 minutos y al rato enjuagar con abundante agua y secarlo. ¡Quedará como nuevo!

2- Limón: limpia y aromatiza

El limón es otro conocido luchador a la hora de limpiar el hogar pues es muy efectivo, antibacteriano y un gran desengrasante. Pues para limpiar nuestro horno, no será la excepción.

¿Qué necesitas? El jugo de 2 limones, 1 litro de agua y 1 cacerola

¿Qué debes hacer? Lo primero que debes hacer es exprimir dos limones y ponerlo a hervir junto con el agua en una cacerola por 20 minutos. Una vez terminado este proceso deberás esparcirlo dentro del horno y dejarlo actuar 5 minutos. Una vez pasado este tiempo, deberás fregar con un trapo o esponja y luego secarlo. Además de dejar impecable tu horno también le dejará un delicioso aroma que neutralizará los posibles olores del mismo.

3- Vinagre: gran desinfectador

El vinagre es muy efectivo para esta tarea que nos compete pues no solo desengrasa y limpia sino que también desinfecta a la perfección. 

¿Qué necesitas? 1/4 de botella de vinagre blanco, 1 litro de agua tibia y un rociador o pulverizador

¿Qué debes hacer? Deberás colocar en el rociador o pulverizador el vinagre y el agua tibia. Una vez que lo tengas allí, deberás esparcirlo sobre el interior del horno y encender el horno por unos 20 minutos. Una vez que pase este tiempo y el horno se enfríe un poco, podrás pasarle un trapo húmedo y limpiar todo su interior. Si quieres neutralizar el olor a vinagre que te quede dentro del horno, puedes humedecer el trapo o paño con jugo de limón para dejar un aroma más agradable o neutral.

Todos estos trucos son muy prácticos y efectivos tanto para hornos a gas como para hornos eléctricos. Solo recuerda que si tienes un horno eléctrico deberás desconectarlo para limpiarlo y trabajarlo con tranquilidad. También son muy eficientes para las hornallas y anafes. ¡Inténtalo y verás que buenos resultados te dan y que limpios quedan!