¿Estás cansada de que tu piso de cerámica se vea sucio, gastado o sin brillo? Si te pasa eso y quieres volver a lucir esos pisos increíbles de cerámica que tienes, en el artículo de hoy te mostraremos los mejores trucos para que puedas limpiar tus pisos correctamente.

La cerámica suele encontrarse en los pisos en baldosas e incluso en algunas paredes en azulejos ya sea en la cocina o en el baño. Este material luce de manera muy atractiva pero suele ensuciarse con facilidad. Para limpiar y prevenir es necesario que le prestemos atención y dedicación y que hagamos algo con ella antes de que se arruine.

¡Manos a la obra! Tus cerámica quedará mejor que antes y lucirá como nueva si pones en práctica estos sencillos y maravillosos trucos.

Paso 1: Limpieza de superficie

Lo primero que debes hacer si quieres limpiar correctamente tus pisos de cerámica es limpiar bien la superficie y con esto nos referimos a barrer el piso y quitarla cualquier tipo de polvo, pelusas, restos de alimento u otras suciedades que puedan haber allí. Puedes hacerlo con la escoba o con la aspiradora.

Recuerda limpiar bien sobre todo en las juntas de cada baldosa pues allí es donde suele juntarse más cantidad de suciedad. Puedes ayudarte con algún cepillo si lo necesitas o con algún accesorio de aspiradora de boca angosta.

Paso 2: Aplicación de producto

Para este paso existen diferentes tipos de productos tanto industriales que podrás encontrar en los super mercados, almacenes o tiendas de productos de limpieza como caseros que te contaremos en este mismo artículo.

Para la aplicación siempre necesitarás contar con un balde con agua tibia más el producto que merezca ser diluido ahí mismo para aplicar sobre el piso y luego fregar hasta quitar la suciedad y dejarlo brillante.

Productos caseros para aplicar

✅ Bicarbonato de sodio
Mezclando 3 cucharadas de bicarbonato de sodio por 1 litro de agua obtendrás un gran producto de limpieza casero con el cual tus pisos quedarán limpios, blanqueados y además brillosos. Puedes aumentar las dosis para mayor efectividad.

✅ Amoniaco:
El amoniaco es un producto corrosivo por lo cual deberás utilizarlo con guantes y mascarilla o algo que te cubra la boca y la nariz. Para su correcta aplicación podrás mezclar 4 cucharadas de amoniaco en un litro de agua. Este producto desengrasa a la perfección y dejará como nuevos a tus pisos de cerámica.

✅ Limón:
El limón es otro gran aliado para la limpieza de nuestros pisos pues actúa de manera similar al vinagre y no solo aporta limpieza y brillo a nuestro piso de cerámica sino que también lo desinfecta. Para este uso deberás exprimir el jugo de 1 limón por litro de agua. Si quieres agregar efectividad puedes sumar una cucharada de vinagre a la mezcla.

Paso 3: Tratamiento de producto

Sea cual sea el producto que hayas escogido, tanto el industrial como el casero, es muy importante que le des un buen tratamiento a la superficie. Para ello puedes contar con cepillo de escoba, cepillo pequeño, trapo poroso, entre otros.

Los productos para tratar la superficie que adquieras deberán ser suaves para no rayar la cerámica y tan solo eliminar la suciedad y darle brillo y limpieza para así mantener protegido el material.