Nuestro baño es un lugar de higiene, de limpieza y de confort y por todo esto necesitamos que los objetos que estén allí sean pulcros, estén en buen estado, nos ofrezcan buenas y útiles posibilidades, entre otras cosas.

Por esto mismo en el artículo de hoy te compartiremos una lista de objetos que no deberían estar en tu baño para que puedas eliminar de allí aquellas cosas que empobrecen su estética, su función de higiene o incluso de relax y de bien estar que es propicio para el cuarto de baño.

1-Las alfombras de baño junta polvo

Si bien puede parecer un objeto ideal, idóneo para la salida del baño la realidad es que es un depósito de polvo, partículas y de rejunte de humedad de tus pies mojados al salir de la ducha.

Es mejor que tengas al salir del baño unas pantuflas u ojotas o algún tipo de calzado que te resulte cómodo y útil para esta función pero que no contamine tu baño ni junte más suciedad ya que este lugar tiene que estar impoluto para poder brindarte lo mejor. U otra opción es lavarla con frecuencia para que no acumule polvo ni microbios o que utilices una de un material como plástico que acumula menos suciedad.

2- Adornos en exceso

Los adornos son otro de los objetos que no deberían estar en tu baño en exceso ya que este es un sitio que suele ser de tamaño pequeño y que necesita tener las cosas esenciales para la limpieza. Si bien los adornos pueden ser muy bonitos, la realidad es que juntan suciedad. Con tener alguno delicado es suficiente.

En el baño además solemos tener un alto rango de cambio de temperaturas y los adornos pueden absorber humedad, polvo y demás que podrían hacerles daño o romperlos, eso lo debemos tener en cuenta.

3- Prendas de ropa

Objetos típicos que dejamos en nuestro cuarto de baño son las prendas. Nuestras prendas de ropa que nos sacamos antes de tomarnos una ducha o que nos ponemos luego de la misma. Todas estas prendas están en nuestro baño ocupando espacio y molestando.

Por esto mismo es mejor que la ropa quede en tu habitación y que en el baño solo dejes una toalla o una bata para luego ir a tu habitación a cambiarte. Esto es conveniente para que la ropa tampoco se llene de humedad. En caso de que lo hagas por una cuestión de cambio de temperatura, recuerda siempre llevártela contigo del baño para que no se acumule y no quede en un ambiente que siempre está con vapor y húmedo y la puede arruinar.

4- Exceso de papel higiénico

El papel higiénico debe ser de los objetos que más utilizamos en el cuarto de baño y si bien es muy importante que este se encuentre allí, es también conveniente que no haya en exceso pues podría llenarse de humedad propia del baño.

Para esto es recomendable tener un sitio de guardado para el papel higiénico ya sea un mueble, una bolsa de tela donde los dejes dentro o los guardes en otro mueble fuera del baño y repongas cuando sea necesario.

5- Las toallas rotas

Las toallas rotas o desgastadas son las que nos indican que ya han sido utilizadas por un tiempo prolongado y que ya las hemos disfrutado y aprovechado al máximo. Pero también son la prueba de aquel objeto que ya debemos dejar ir  y soltar.

Es conveniente en estos casos cortarlas y utilizarlas como trapos para limpiar o utilizarlas para rellenar un almohadón viejo o para algún tipo de manualidad pero evitar que esta toalla en mal estado sea utilizada para secar tu piel ya que debe brindarte confort y efectividad.

6- Los aparatos tecnológicos

.

En la actualidad solemos estar rodeados de pantallas a cada lado al que vamos ya sea con nuestros celulares en las manos, una tablet o una notebook. Y en muchos casos cometemos el error de llevar estos objetos tecnológicos al baño.

Como hemos mencionado antes el baño es un sitio de higiene, relax y confort en el que nos conectamos con nosotros mismos, con nuestros cuerpos y en que tenemos intimidad y soledad. Por esto mismo es mejor no tener este tipo de objetos que nos alejan de este momento y nos distraen para poder concentrarnos en nosotros mismos y disfrutar.