La cocina es un ambiente de la casa que es muy fácil llenarla de cosas que no sabemos en qué otro lugar colocar. A esto se suman todos los accesorios relacionados con la actividad culinaria, menú de restaurantes, elementos de limpieza, y una lista interminable de artefactos.

Con el paso del tiempo los cajones, gabinetes y estantes se abarrotan de cosas inútiles que nunca vamos a usar, y esto no nos deja espacio para las cosas que de verdad necesitamos.

A continuación vamos a detallar 6 cosas que tienes que eliminar de tu cocina de inmediato y que nunca vas a extrañar. 

1. Vasos y tazas rotos

Es posible que la taza tenga un valor sentimental o sea un recuerdo de algún viaje. Pero si ya pasó un año y nunca la usamos, no es probable que lo vayamos a hacer en el futuro. Sobre todo si está rota o tiene grietas que no parecen contener un líquido caliente sin quebrarse definitivamente. 

Lo único que hacen es ocupar espacio y juntar polvo.  

2. Menú de restaurantes viejos

En una economía inestable, los locales de comida abren y cierran a gran velocidad. Quizás esto tenga algo que ver con la cantidad de papeles y folletos que acumulamos. La mayoría de ellos están desactualizados, sucios y rotos. Incluso los que están pegados en la puerta de la heladera. 

3. Frascos con especias desconocidas.

Los frascos con especias y condimentos que nunca usamos son fáciles de identificar por el polvo y suciedad en la tapa. A veces, ni siquiera sabemos qué es ese polvo rojizo con manchas negras y verdes. 

Las especies pierden su efecto con el tiempo, por lo que, no tiene sentido guardar frascos que, si quisiéramos usarlos, ya no tendrán el atractivo que prometían cuando las trajimos por primera vez. 

Lo mejor es tener sólo los condimentos que de verdad usamos, así podremos reponerlos por nuevos que sazonen nuestra comida. 

4. Libros de cocina sin usar

Es cierto que quedan muy bien como decoración en la cocina. Quizás conservemos uno o dos por las imágenes. Pero la realidad es que nunca los consultamos. Ocupan un estante entero, incluso los apilamos, si les da el sol los lomos se destiñen, juntan polvo y hacen más difícil la limpieza.

5. Sobres de condimentos

Quizás ocupen parte de un cajón o un estante de la heladera. Son miles de sobres de ketchup, salsa de soja, mayonesa, etc, de todos los deliverys de los últimos cinco años.  Algunos están pegajosos con una sustancia marrón brillante. La mitad de ellos están vencidos. 

Si los eliminamos del cajón, tendremos más espacio de guardado para cosas que de verdad necesitamos. Y si queremos condimentar nuestra comida, siempre tenemos en la heladera las botellas de aderezos que compramos en el supermercado.

6. Ollas y sartenes antiadherentes rayadas

La última vez que cocinamos en ellas, la comida se pegó en el fondo y tuvimos que raspar con una espátula por un buen rato. De esto hace ya algunos años. Por esto mismo no las usamos, pero al mismo tiempo las guardamos junto con el resto de las ollas.

No sólo es que ya no cumplen su propósito de hacer que la comida no se pegue sino que, una vez que el antiadherente se desprende, si cocinamos en estas ollas y sartenes, los componentes tóxicos serán parte de nuestro menú. Así que, no sólo por el espacio, sino también por nuestra salud, debemos eliminar esas ollas y sartenes de inmediato.