La carne, es un producto muy consumido en el mundo entero. Comprar un buen filete y saborearlo pensando en nuestra próxima comida es realmente algo que nos hace hacer agua en la boca.

Sabemos que la cocción de nuestra carne, no es algo muy complicado, pero frecuentemente caemos en errores que hacen que ese excelente filete comprado nos quede duro y con el se nos vayan las ganas de seguir comiéndolo.

A continuación, te diremos los errores mas comunes que solemos tener al cocinar nuestra rica carne que generan que quede dura.

1 – Todo empieza cuando la compramos

Error Nro. 1: Muchas veces pensamos que lo más practico, rápido y sencillo es ir a nuestra carnicería y pedir un churrasco de tamaño chico o con corte fino. Pero las carnes chicas, son muy complejas para su cocción. Ponemos el fuego y el churrasco pero no nos damos cuenta que el fuego fuerte cocinará muy rápido nuestra pieza y si no la observamos, este churrasco se cocinara en exceso provocando que no solo salga seca sino seguramente muy dura.

SOLUCIÓN: Para evitar esto, tendrás que comprar piezas mas bien grandes.

2 – Compramos carnes magras

Error Nro. 2: Por cuestiones de salud o de gusto, solemos pedir nuestras carnes sin grasas. Sabemos que las grasas son perjudiciales y cuanto menos tengan para nosotros mejor. Pero cuando las cocinamos tenemos como resultado una carne dura y seca.

SOLUCIÓN:  Pedir carnes con grasa. Para la cocción la grasa lubricara nuestro filete y lo hará tierno y jugoso. Es preferible quitarle la grasa una vez servido en nuestro plato.

3 – La temperatura

Error Nro. 3: Cuando hacemos carnes al horno, pareciera que hasta nos da apuro para que cocinen mas rápidamente, por lo que ponemos al máximo la temperatura de nuestro horno. Por supuesto que la cocción sera mas rápida, pero lamentablemente nuestra carne quedará dura y poco jugosa.

SOLUCIÓN:  Lo mas aconsejable en estos casos es poner el horno a una temperatura de 120 grados y tomar la precaución de comenzar con la cocción una o dos horas antes de servir.

4 – La cocinamos y comemos de inmediato

Error Nro. 4: Regularmente cocinamos nuestras carnes al horno y casi de inmediato llevamos nuestra fuente a la mesa para comerla bien caliente y sabrosa. Es casi una tradición de antes que los platillos se sirvan calientes.

SOLUCIÓN:  La carne al cocinarse, necesita un tiempo posterior para que fibras y jugos se relajen y así sigan manteniendo sus propiedades y queden blandas.

5 – Solo la condimentamos

Error Nro. 5: Ver nuestra carne y por su aspecto sabemos que va a ser un exquisito manjar para servir en nuestra mesa. Y nos esmeramos en su corte, la sazonamos con todo lo que mas nos gusta y llevamos al horno. Así podemos tener la sorpresa que al comerla notemos que esta dura.

SOLUCIÓN:  Siempre es aconsejable para evitar esta dureza marinarla o sellarla. Preparar una mezcla de limón, tomillo y aceite y cubrirla será perfecto.

6 – Del carnicero a la plancha

Error Nro. 6: Nunca pensamos en que la carne puede salir dura o seca, por lo tanto lo que siempre hacemos es comprarla, salpimentarla y así como esta llevarla a nuestra parrilla. Pero lamentablemente nunca sabemos si ese corte que compramos sera de carne dura o tierna.

SOLUCIÓN:  Lo mejor es sacar nuestro churrasco y darle golpes que romperán las fibras internas, provocando que en su cocción queden bien tiernas.

Después de leer estos errores, nos imaginamos que la próxima vez que cocines una buena carne al horno o parrilla primero elegirás una pieza grande, con algo de grasa y la harás en una cocción lenta, para después chuparte los dedos.