Los limones son de las fruta más consumidas tanto para recetas gastronómicas como para tratamientos de belleza, infusiones y mucho más. Es una fruta super útil y deliciosa y si te encanta tanto como a nosotros de seguro has probado de plantarla para poder consumirla en tu propio hogar.

Si eres un amante de los limones y nunca has podido plantar correctamente su semilla o darle la correcta atención y cuidado a la planta para luego poder disfrutar de su riquísima fruta pues en este artículo te contaremos algunos de los errores más comunes a la hora de plantar y cuidar un árbol de limones. 

1- No sembrarlo en un suelo no apto

Este árbol de cítrico tan maravilloso tiene una necesidad especial para su siembra que es el tipo de suelo en que lo podrás plantar: necesita una tierra aireada, ligera y en la cual el drenaje sea apto y fluido. Un error común es plantarla en suelos compactos o comprimidos en los cuales sus raíces no pueden crecer de manera saludable y tampoco el agua puede absorberse como debe.

Muchas veces cometemos el error de intentar plantarlos en suelos arcillosos o poco permeables y esto hace que la planta no pueda crecer como lo necesita. También necesita que la tierra tenga un PH neutro y que tenga nutrientes ricos en materia orgánica. 

2- Colocarlo en un mal lugar

El árbol de limones es un gran y noble árbol que puede llegar a vivir más de 70 años y hasta medir 40 metros de altura, si tiene las condiciones adecuadas para desarrollarse. El lugar donde lo ubiques es fundamental para su crecimiento.

Si bien puedes plantarlo en una maceta, también puedes hacerlo en la tierra donde crecerá sin limitaciones físicas. De la  manera que lo hagas es importante que le brindes un buen foco de luz, que el sol le de de manera directa por lo menos unas seis horas.

3- Darle poca agua

El árbol de limones es un árbol que requiere de gran cantidad de hidratación durante todo el año, sobre todo en las épocas más calurosas en donde hay gran espectro temporal de sol dándole de manera directa y continua. A nuestro árbol de limones le encanta el agua.

Y un error muy común es regarlo poco haciendo que se seque y finalmente muera. Es por esto que es importante que lo riegues día por medio o cada dos días. Recuerda siempre que puedas regar con agua filtrada y agregarle fertilizantes o nutrientes para ayudar a su crecimiento y fortaleza.

4- No cuidarlo de las heladas

Este maravilloso árbol de limones si bien es un árbol noble y fuerte, no tolera bajas temperaturas y este es uno de los errores más comunes a la hora de cuidar un limonero. La planta necesita estar en un espacio en donde la temperatura sea de más de 12 grados, idealmente entre 17 y 24 grados.

Si la temperatura donde te encuentras baja los 12 grados es recomendable que lo protejas con un plástico o lona transparente para que le llegue luz pero que mantenga el calor o que lo coloques dentro de un hibernadero o reparado del frío en un lugar más cálido. 

5- No protegerlo de las plagas

El limonero tiene algunos enemigos pero los más significantes y potencialmente peligrosos son los hongos de los cuales debemos protegerlo a tiempo porque de lo contrario puede consumir por dentro el árbol hasta matarlo.

Si el árbol se ve afectado debemos podar urgentemente las ramas, hojas y corteza que estén contaminadas y tratar la zona con algún producto que específico para el tipo de plaga u hongo al que se enfrente. Lo más importante es no dejar pasar el tiempo pues ataca con rapidez y podría terminar con tu bonito árbol. Así que recuerda estar atento a la prevención y cuidado de las plagas para mantenerlo fuerte y saludable.

6- Dejar de lado el abono

El abono es aquella sustancia que posee nutrientes como fósforo, magnesio, nitrógeno, potasio y otros micronutrientes que las plantas necesitan para un crecimiento sólido y esencial. Sin estos la planta puede no desarrollarse adecuadamente.

Olvidar abonar nuestro árbol de limones es un error común y aunque tu árbol sea saludable y fuerte es conveniente que lo hagas. A la hora de aplicarlo deberás tener en cuenta la altura de tu árbol y su producción de limones para colocarle la cantidad suficiente y necesaria.