La limpieza de nuestra habitación o dormitorio es muy esencial pues allí descansamos luego de hacer actividades todo el día y allí es donde nos relajamos y tratamos de conectarnos con nosotros mismos y con nuestro necesario receso mental. 

Por esto mismo es que nuestro espacio se merece lo mejor y con ello una limpieza profunda que lo libere de partículas de polvo, cabellos, comida y otras cosas que puedan ensuciarlo. En el artículo de hoy te contamos algunos trucos que podrás poner a prueba para desinfectar tu habitación y dejarla libre de polvo y bacterias: ¡perfecta para usar!

1- Rotar y limpiar el colchón

Nuestro colchón es de lo más preciado que tenemos en la habitación pues allí reposamos nuestro cuerpo y nos relajamos hasta dormir. Este para mantenerse desinfectado y en buen estado necesita de cierta rotación. Es muy productivo rotar el colchón tanto de un lado a otro como de abajo hacia arriba para higienizarlo y alargar su vida útil. 

2- Cambiar con frecuencia la ropa de cama

Muchas veces no notamos la importancia de cambiar con constancia la ropa de cama como las frazadas, las sábanas o el cubre colchón y esto es bien importante para mantener limpio y desinfectado nuestro dormitorio.

Es muy conveniente hacer este cambio, sobre todo de sábana y cubre cama, 1 vez por semana por lo menos. Y las frazadas o acolchados cada 15 días. Esto permitirá que no se acumule el polvo y con este las bacterias. Puedes también echar perfume o desodorante para ropa para mantener fresca y perfumada tu ropa de cama y tener una experiencia más agradable al dormir.

3- Limpiar las cortinas y alfombras

En las habitaciones solemos tener cortinas en las ventanas y muchas veces también alfombra, ya sea en toda la superficie del dormitorio o pequeños retazos de alfombra en lugares puntuales. Tanto las cortinas como las alfombras son grandes objetos decorativos que aportan calidez al sitio pero que conllevan una parte negativa.

Esta parte se relaciona con la profunda capacidad que tienen estas superficies de acumular polvo y de juntar mugre. Por esto mismo es que es necesario hacerles una limpieza desinfectante a ambas. Ya sea con la ayuda de una aspiradora o cepillo, metiéndolas en la lavadora o limpiándolas a mano, recuerda por lo menos 1 vez al mes hacer una limpieza de ambas.

4- No acumular objetos

Los dormitorios si bien son nuestros espacios de relax y descanso, muchas veces también se convierten en el espacio en donde nos sentamos a leer, donde revisamos nuestro trabajo o tarea, donde comemos, entre otras cosas.

Esto si bien es maravilloso y cómodo, puede generar que acumulemos objetos diversos en la habitación lo cual puede implicar un desorden y consigo un rejunte de bacterias e insectos. Por esto mismo es importante limpiar a diario el espacio y despojarlo de los objetos que no pertenezcan a ese sitio para contribuir a su limpieza y desinfección. 

5- Mantener la cama tendida

El hecho de mantener la cama tendida con sábanas y frazadas, acolchados o cubre camas no solo se convierte en un hecho decorativo o que refleja nuestro orden, sino también que resulta ser una forma de prevenir las bacterias y el polvo.

Si todos los días adoptas la costumbre o te encargas de convertir en una rutina el hecho de tender la cama podrás obtener grandes beneficios. Además de tener un espacio ordenado, tus sábanas y donde apoyas tu cara y tu cuerpo se encontrarán durante todo el día tapadas, impidiendo que las bacterias u otros microorganismos invadan tu espacio de descanso.

6- Ventilar todos los días

La ventilación es una de las claves de la limpieza y la higiene. Si todos los días te ocupas de abrir las ventanas y hacer una correcta ventilación podrás evitar que se acumule polvo, bacterias y más. 

Además puedes aprovechar para ventilar olores que puedan haber allí dentro y para que las cortinas, las frazadas y las alfombras respiren. También puedes aprovechar para rotar el colchón y ponerlo al sol para protegerlo de la posible humedad, entre otras cosas.