La maicena o también conocida como harina fina de maíz, almidón de maíz, es precisamente la fécula o el almidón del maíz. Se utiliza mayormente para cocinar recetas tanto dulces como saladas y aporta cantidad de utilidades en este área. Pero, ¿sabías que también es muy útil para muchas otras cosas?

Estas cosas principalmente se tratan de la limpieza del hogar y en el artículo de hoy te contaremos algunas de ellas para que puedas utilizarlas y hacer productos caseros y naturales que te ayudarán y de los que podrás disfrutar al ver tu hogar limpio, reluciente y divino.

1- Pulir los elementos de plata

Los elementos de plata como los cubiertos, otra vajilla, adornos y más suelen juntar polvo y a veces grasa. Pero no te preocupes, la maicena es un producto sensacional para ocuparse de todo ello. Necesitarás hacer una pasta que mezclando 2 cucharadas de maicena con 1/2 taza de agua la lograrás en seguida.

Una vez que tengas esta pasta deberás frotar los elementos de plata con un paño de microfibra y esta excelente mezcla. Mantén por unos minutos esta actividad y luego quita la pasta con otro paño seco. Verás cómo brilla y que bien que queda.

2- Eliminar manchas en la alfombra

Lo más aconsejable para tratar las manchas en tu alfombra (no importa el tamaño que tenga) es formar una pasta mezclando 4 cucharadas de maicena con 1/4 taza de leche y colocarla sobre la alfombra en el sector que deseas limpiar.

Puedes dejarlo toda la noche allí haciendo su trabajo y a la mañana siguiente retirar los restos y en caso de que sea necesario cepillar con un cepillo de cerdas suaves el sector. Luego secar con un paño o papel y la mancha desaparecerá. Es recomendable ventilar la habitación o prender el ventilador para acelerar el proceso.

3- Dar brillo a los cristales

Otro de los efectos super útiles de la maicena es darle brillo a los cristales. ¿Cómo? te estarás preguntando, pues la respuesta es super simple: Tan solo necesitas 3 cucharadas de maicena por taza de agua. Deberás mezclar ambos ingredientes hasta generar una pasta.

Cuando tengas lista la pasta de maicena, espárcela sobre los elementos de cristal que quieras darle brillo y con un paño de microfibra -para lo lastimar el cristal- frota unos minutos. Luego limpia con un paño de microfibra seco y observa qué brilloso queda.

4- Limpiar las cartas o barajas

Las cartas de barajas suelen juntar grasa, polvo, suciedad y sobre todo son difíciles e incómodas de limpiar pero la maicena podrá resolverte este conflicto. Necesitarás para hacerlo posible una bolsa (de ser posible con cierre hermético o que puedas cerrar bien) y 3 cucharadas de maicena.

Una vez que reúnas estos ingredientes deberás colocar las cartas dentro de la bolsa hermética y las 3 cucharadas de maicena y cerrarla. Ahora sí, la parte divertida: deberás mover las cartas dentro batiendo la bolsa para que tengan contacto todas las cartas con la maicena y luego de que lo logres sacarlas y limpiar una a una con un paño seco. Las limpiará y les dará brillo.

5- Remover las manchas de sangre

Las manchas de sangre a veces se tornan complicadas de eliminar por completo pues nos suele quedar una aureola o darnos un gran trabajo para quitarlas de allí. La maicena viene a evitarnos todo este problema pues logrará que de manera casera y natural te olvides de aquella mancha.

Necesitarás para esto mezclar 4 cucharadas de maicena con 100ml de agua y frotar la pasta que logres sobre la mancha de sangre que quieres quitar. Puedes dejarla luego reposando y secando al sol por 10-15 minutos y cuando pase este tiempo enjuagarla con abundante agua.

6- Eliminar hongos de libros o revistas

Muchas veces los libros o revistas juntan hongos, moho y el conocido «olor a viejo» que es producto de los anteriormente mencionados. Pero es algo super sencillo de eliminar que podrás hacerlo de manera natural, casera y super fácil. ¿Te animas?

Para lograr con éxito eliminar esta situación desagradable que puede darse con el tiempo en los libros y revistas que no usamos mucho o que tenemos guardados en nuestra biblioteca tan solo deberás espolvorear un poco de maicena sobre sus hojas, sus tapas y el lomo.