En las cocinas albergamos gran cantidad de elementos, utensilios, electrodomésticos, especieros, alimentos y mucho más que nos hacen la labor de cocinar y limpiar mucho más fácil y exitosa. Pero muchos de ellos con los años van desgastándose o simplemente los dejamos de usar.

En el artículo de hoy te compartiremos algunos de los objetos que ya puedes tirar en vez de seguir acumulándolos o dejándolos abandonados en un estante o un cajón. Esto permitirá renovar tu cocina, hacer más espacio en la misma y que todo sea más práctico y productivo a la hora de trabajar en tu cocina.

1- Manteles viejos

Dependiendo de tu gusto, la/s mesa/s que utilices y del nivel de desgaste que puedes darle a la misma podrás tener manteles sobre ella todos los días o en ocasiones especiales. Y si bien resulta un genial elemento protector de nuestra mesa y nos hace la labor de la limpieza más sencilla…

Es cierto que cuando los manteles se encuentran con manchas difíciles y viejas lo mejor es optar por descartarlo de tu cocina o convertirlo en retazos de trapo para limpiar o fregar en la misma cocina.

2- Condimentos que no usarás

En muchos hogares sucede que los especieros se encuentran llenos de especias y condimentos pero que por falta de interés, de gusto o por alguna cuestión de salud se ven apartados de nuestras deliciosas comidas.

Y esto puede generar un foco de suciedad innecesario y un desaprovechamiento de frascos que podrías estar usando para algo más útil o con lo que podrías trabajar a diario en tus recetas de cocina y disfrutarlo. Así que ya sabes, si tienes especieros con condimentos que no utilizas, ¡quítalos de allí!

3- Utensilios de cocina que se repiten

A la hora de cocinar, dependiendo cuán aficionado seas de la gastronomía y del arte de cocinar podrás tener más o menos utensilios de cocina que te faciliten las tareas, que te permitan cortes específicos, que te ayuden a lograr tus recetas tal cual como lo deseas.

Pero muchas veces sucede que en medio de nuestro stock de utensilios nos encontramos con que hay muchos que están por duplicado, es decir, que se repiten. Y la realidad es que no hace falta que haya dos cucharones para sopa o dos espátulas chatas o más de un mismo elemento que no utilizaremos.

4- Esponjas gastadas

Las esponjas son de los elementos de la cocina más fundamentales y en los que más vale la pena invertir pues se trata de un elemento fundamental para llevar a cabo todo lo que te propongas allí. Desde lavar una verdura, un elemento de vajilla, fregar la mesada y mucho más la esponja es de gran utilidad,.

Pero sí deberás tirarla si te encuentras con una esponja tan desgastada que ha perdido su capacidad de fregar, quitar la grasa o las partículas de suciedad. Cuando esta deja de funcionar es mejor cambiarla por una nueva. ¡No te arrepentirás!

5- Utensilios para cortar desafilados o gastados

Los cuchillos y las tijeras tienen una vida útil que tiene la capacidad de ser prolongada si se afilan de manera correcta y frecuente. Este tipo de utensilios suelen ser de los más utilizados y por lo tanto más desgastados.

Cuando ya se lo ha utilizado a lo largo del tiempo y el filo va perdiéndose -aún luego de ser afilador- es porque el cuchillo merece tomarse su descanso y por lo cual debes eliminarlo de tu bella cocina. 

6- Electrodomésticos que no utilizas

Otro gran clásico a la hora de tener cosas extras en nuestra cocina es el universo del electrodoméstico, que dependiendo el uso que le des, la cantidad de veces que lo utilices y su estado, será mejor que te deshagas de él.

Si el electrodoméstico no lo utilizas hace meses pues es conveniente que lo regales o lo dones algun sitio donde puedan necesitarlo. Pero es importante quitarlo de allí para tener más espacio y comodidad allí dentro. 

7- Frascos en exceso

Los frascos de vidrio en los últimos años se han puesto de moda lo cual nos beneficia profundamente dado a que el vidrio se puede reciclar y y esto puede ayudar al medio ambiente. 

Además, el frasco de vidrio es muy útil para reutilizar y colocar dentro: porotos, cereales, té en hebras, harina, azúcar, semillas y mucho más. Así que ya sabes si tienes frascos de más procura eliminar la demanda o invertirla usando otras cosas de tu cocina.