A muchos de nosotros nos ocurre con frecuencia que compramos alimentos y se nos terminan pudriendo o pasando. Esto ocurre porque no sabemos los trucos correctos para conservar los alimentos frescos por mucho más tiempo.

Por eso en Mundo Positivo te vamos a contar algunos tips útiles para que puedas poner a prueba y conservar tus alimentos frescos y útiles por más tiempo. De esta forma aprovechar al máximo sus nutrientes y comerlos cuando quieras sin tener que tirar nada a la basura.

¿Cómo conservar verduras con raíces?

Las verduras con raíces o especias con raíces como el ciboullete, el perejil, la cebolla de verdeo u otros que puedan venir con parte de su planta y las raíces son recomendables guardarlos en el refrigerador dentro de un vaso o recipiente con agua.

Si deseas comerlos en varios días es muy útil cambiarle el agua donde está sumergido su tallo y/o su raíz y renovarla todos los días. De esta manera se mantendrá firme y super vital para que lo comas cuando quieras.

¿Cómo conservar pan?

El pan es algo que siempre comemos: en el desayuno con una rica mermelada o jalea, en el almuerzo para acompañar una pasta, en la merienda con algo de fruta o en la cena para acompañar un rico guiso. Es por esto que siempre deseamos tenerlo conservado, fresco y delicioso al pan para poder utilizarlo siempre.

Para mantener el pan conservado necesitaremos que guardes el pan en el refrigerador o en el congelador. De cualquiera de las dos maneras podrás consumirlo enseguida poniéndolo en el horno o en la hornalla y disfrutarlo fresco y delicioso. Un truco muy sencillo pero que da excelentes resultados.

¿Cómo conservar verduras de hojas?

Las verduras de hojas como la acelga, la espinaca, la lechuga, el repollo, entre otras son verduras super elegidas por todos nosotros a la hora de cocinar y consumir. Y son las que más se nos echan a perder fuera y dentro de la heladera. 

El primer consejo para alargar su vida es lavarlas ni bien las traes a tu casa, secarlas lo máximo que sea posible y colocarlas en una bolsa con pequeños agujeros para que respire. También es aconsejable colocarla en la parte baja de la heladera ya que recibirán más frío y se conservarán en mejor estado. Si deseas guardarla en el congelador lo mejor es que las laves, las seques y las coloques en un tuper con tapa cerrada. 

¿Cómo conservar cebollas?

Las cebollas son otro de los alimentos muy consumidos para cocinar guisos, sopas, jugos, salsas, tartas, ensaladas y tortillas. Es por eso que solemos comprarlas en cantidades grandes y por el mismo motivo nos suelen quedar olvidadas o ponerse feas.

Por ello te aconsejamos que las guardes en medias de naylon. La forma ideal es poner una cebolla en el final de la media, hacerle un nudo y colocar otra y así con varias cebollas. Puedes hacerlo con cebollas blancas y cebollas moradas. Esto ayudará a que se mantengan por más tiempo en buen estado.

¿Cómo conservar Champigñones?

Los hongos suelen ser húmedos y venir en bolsas plásticas o bandejas con plástico a su alrededor pero para conservarlos mejor es recomendable que los saques de allí, los coloques en bolsas de papel o cartón fino y los guardes en el refrigerador. Allí se mantendrán más frescos y conservarán su firmeza y humedad.

¿Cómo conserva frutos secos y semillas?

Los frutos secos y semillas son grandes aportes nutritivos a nuestras dietas y pueden ir con todas las comidas tanto dulces como saladas así que por ello es necesario mantenerlos en buen estado para comerlos cuando queramos.

Una forma productiva de conservarlos es guardándolos separados en botellas o frascos de vidrio con tapa. De esta manera lograrán conservarse por mucho más tiempo y podrás comerlas sin que hayan perdido ningún nutriente. ¡Anímate!

¿Cómo conservar limones?

Los limones son una fruta muy utilizada que tiene un montón de usos en la cocina. Todas sus partes sirven y es por eso que hoy te vamos a contar como conservarlos. La mejor forma si queremos conservar el limón es colocarlo en la heladera. El hecho de mantenerlo frío hará que perdure en buen estado mucho más tiempo.

Pero una vez que terminamos el limón no hay que tirarlo, la cascara puede servirnos para muchas recetas. Por eso les recomendamos que laven bien la cascara y la coloquen en el congelador. De esta forma siempre que queramos una ralladura de cascará de limón siempre la encontraremos en excelente estado de conservación.