Las verduras son de los ingredientes más necesarios para una dieta balanceada, saludable, rica en minerales, potasio, magnesio, calcio, vitaminas y mucho más. Pero, ¿sabías que su cocción puede alterar la cantidad de nutrientes que te aporta?

Comer verduras crudas es de lo más delicioso pero hay algunas que necesitamos cocinarlas o en algunas recetas quedan mejor si las pasamos por algún tipo de cocción. Por eso en el artículo de hoy te contamos alternativas para que puedas cocinar tus verduras sin que pierdan sus nutrientes y que puedas disfrutar de su sabor y de su calidad nutritiva.

¿Cuál es la mejor opción para conservar los nutrientes de las verduras?

¡COCINAR AL VAPOR ES LO MÁS RECOMENDAMO!

La cocción al vapor es una de las más convenientes para conservar los nutrientes de las verduras y su delicioso sabor pues el agua no tiene contacto directo con los alimentos y esto hace que se concentre su color y sabor sin que se diluya en el agua.

Para hacerlo puedes utilizar una vaporera y en caso de que no tengas puedes colocar agua hirviendo en una cacerola y colocarle por encima un colador (de metal) y por encima colocarle la tapa de la cacerola. El calor del agua generará vapor y tus verduras se cocinarán a la perfección conservando la mayor cantidad de nutrientes posible.

Otras opciones que mantienen gran parte de los nutrientes:

Cocinar al horno

Esta es otra variable para conservar en gran cantidad los nutrientes de nuestras verduras y muchas de ellas quedan sensacionales luego de este proceso. Para ello es conveniente cocinarlas a fuego alto y por poco tiempo.

Las verduras cortadas en pequeño se cocinarán más rápido y ayudarán a que se conserven mejor sus nutrientes. Las ideales para cocinar al horno son: papa, batata, zapallo, zanahoria, cebolla, cebolla de verdeo, puerro, remolacha, zucchini y berenjena.

Cocinar a la parrilla

La parrilla también resulta ser una gran aliada para cocinar nuestras verduras y no perder sus nutrientes pues en ella se cocinan con fuego alto y constante y se hacen más rápido, esto ayuda a su concentración de sabor, aroma y color.

Una buena opción para seguir conservando sus nutrientes y su sabor es colocarles papel aluminio a alrededor para permitir que se cocinen en su propio jugo y no perder ningún nutriente. Además su sabor queda potenciado y riquísimo.

Recomendaciones para conservar los nutrientes

Como hemos mencionado anteriormente, existen diferentes formas de cocinar nuestras verduras y de conservar la mayor cantidad de nutrientes para consumirlas. Pero te contamos algunos consejos útiles para que tengas en cuenta cuando lo hagas:

  • Cocinar el menor tiempo posible las verduras: esto es fundamental. Por ejemplo el choclo en 6 minutos se cocina. Pero si lo dejas más tiempo vuelve a endurecerse y ya tendrás que esperar unos 20 minutos más por lo menos para poder sacarlo del agua y esto hace que pierda gran cantidad de nutrientes. Por eso es importante que cocinemos lo justo y necesario las verduras y que las saquemos de la fuente de cocción a penas se hagan.
  • Re-utilizar el agua de las verduras: cuando cocinamos nuestras verduras al agua y las hervimos solemos desechar el líquido que sobra de ellas pero este conserva gran cantidad de nutrientes que le quitó a las verduras. Es por esto que es conveniente que re-utilces este agua y hagas sopas, caldos o cubos de condimentos para otras recetas.
  • Comer las verduras justo después de cocinarlas: muchas veces nos sucede que cocinamos y dejamos olvidado un buen rato las verduras en la olla o en el horno y las comemos horas después. Pero lo más conveniente es cocinar y enseguida comerlas, esto ayudará a que sus nutrientes estén activos y puedas aprovechar todos los nutrientes que tienen para darte.
  • Pelar  y cortar las verduras justo antes de usarlas: cuando cortamos las verduras podemos oxidarlas y esto le quita parte de sus nutrientes. Así que recuerda que es mejor prepararlas justo antes de cocinarlas.