¿Eres un fanático como nosotros del jengibre? Si la respuesta es sí pues seguro te habrás encontrado más de una vez con el problema de la durabilidad y / o la forma de guardarlo ya que es una de las cosas más difíciles de lograr con esta gran raíz. En el artículo de hoy hablaremos de ello para que puedas lograr que el jengibre te dure más y en buen estado.

El jengibre es una excelente especia que nos aporta gran cantidad de sabor, aroma y beneficios para la salud, es por ello que nos gusta tanto y que deseamos aprovechar al máximo sus propiedades. Cuando lo compramos suele venir en gran tamaño y cuando lo utilizamos para comidas o infusiones solemos usar tan solo una porción pequeña del mismo.

Esto hace que necesitemos trozarlo, dividirlo y guardarlo para una próxima vez. Pero aquí se plante la gran pregunta: ¿Cómo lo podemos guardar correctamente? ¡Sigue leyendo!

1- Guardarlo en el freezer

Mucha gente guarda el jengibre en la heladera pero lo que no saben tal vez es que allí tan solo durará en buen estado unas 2 ó 3 semanas. En cambio si lo guardas en el freezer o congelador durará mucho más. Es muy sencillo de hacerlo.

Puedes cortar pedazos pequeños de jengibre e incluso puedes cortar rodajas bien finas para poder usar cuando necesites. También tienes la opción de guardar pequeñas bolsas con jengibre rallado. Todo depende del uso que le des. Pero en el freezer puede durar por 3 meses. Una recomendación es envolver el jengibre en papel film (papel plastico), esto lo ayudará a conservarse mejor.

2- Guardarlo en la tierra

Una opción fácil que puedes realizar si tienes macetas en tu cocina o cerca de ella es guardar la raíz en la tierra. Esta manera no es la más convencional pero es igual de efectiva que las demás. Tan solo necesitas una pequeña maceta con tierra bien aireada (puede contener perlita o algo similar que se ocupe de airearla).

Y lo único que debes hacer luego de utilizar el jengibre es volverlo a colocar de bajo de la tierra. Recuerda cada vez que necesites volverlo a usar que está allí. Además es conveniente que cortes el trozo que necesitas y que lo peles y lo laves para usarlo. Por lo pronto el pedazo que quede debajo de la tierra se mantendrá en perfecto estado para que lo puedas usar una próxima vez.

3- Guardarlo en aceite

Esta opción solo sirve para utilizar aceite y jengibre juntos, como por ejemplo para una ensalada, una tarta, unas pastas y más. a opción que puedes hacer para que el jengibre te dure más tiempo y puedas utilizarlo para tus recetas es guardarlo en aceite. Para ello debes rayar o cortar el jengibre en pequeños trozos y colocarlo dentro de un recipiente apto para el honro junto con aceite. 

Una vez que tengas el frasco lleno de aceite y con el jengibre dentro deberás dejarlo 2 horas en el horno a una temperatura de 65-70 ºC. Al retirarlo de allí, debes esperar a que enfríe y guardarlo en un frasco o botella para reutilizarlo luego. Puede durar 6 meses aproximadamente de esta forma.

4- Guardarlo deshidratado

Esta es otra opción dentro del abanico para guardar tu jengibre y que dure más tiempo. Si bien de esta manera disminuyen sus propiedades saludables, es muy eficaz. La forma más sencilla de hacerlo es des-hidratándolo en el horno o microondas.

Para ello deberás cortar trozos finos de jengibre y colocarlos en una asadera o recipiente apto para horno o microondas. Deberás dejarlo unos minutos allí dentro hasta que pierda toda su agua y quede crocante y seco. Es conveniente hacerlo a una temperatura media para evitar que se pase y se queme.

5- Guardarlo confitado

Esta opción además de darle durabilidad al jengibre le agrega sabor y te permite utilizarlo para recetas de lo más rica. Necesitarás cuatro veces la cantidad de azúcar en relación al jengibre que tengas, agua, dos ollas y un frasco para guardar la confitura.

Deberás cortar el jengibre en trozos pequeños y colocarlos en una olla con agua hasta que se ponga tierno (puede tardar una hora aproximadamente). En paralelo, en otra olla deberás agregar el azúcar y el agua generando un almíbar.

Cuando esto esté hecho pues deberás colocar el jengibre dentro del almíbar y esperar a que este se seque (puede tardar una hora y media o dos) y luego cuando el se evapore el líquido, el jengibre estará confitado listo para ser guardado y durar más.