Uno de los mejores inventos de la modernidad sin duda alguna es nuestro lavarropas y si poseemos uno es sensacional pues nos lava la ropa y en algunos casos también la centrifuga. Pero aún así, nos queda un trabajo para nosotros que es tenderla, lo cual a veces se dificulta…

¿Te pasa que cuelgas la ropa y cuando la vas a buscar luego de que secó está arrugada? Pues si te pasa esto, no te preocupes, en el artículo de hoy reunimos algunos trucos para que tengas en cuenta para evitar esas arrugas tan molestas y que puedas disfrutar de tus prendas limpias e impecables.

1- Elegir un programa de lavado sin tantas revoluciones

Este es el truco más sencillo pues se trata de programar correctamente la lavadora para evitar que te quede arrugada la ropa. Dependiendo el modelo y la modernidad que tenga tu lavarropas podrás elegir algunas opciones para que el lavado sea más profundo, exhaustivo, rápido y otras opciones.

Si eliges un programa que tiene muchas revoluciones pues la lavadora irá con mucha fuerza y dará muchas vueltas agitando así más tus prendas y generando que se enrosquen y se arruguen más. Por ello es mejor un programa con menos revoluciones y seguridad de que tu ropa saldrá lavada y perfecta.

2- Tender la ropa cuando termina el lavado

Esto parece bastante obvio de hacer pero la realidad es que muchas veces no podemos prever el tiempo que le llevará a nuestra lavadora hacer su trabajo con la ropa que tiene dentro, muchas otras surgen cosas que hacen que no estemos cuando esto finaliza.

Y por ello se trata de un truco el hecho de tenderla ni bien termina el lavado. Esto hará que tu ropa no pase tiempo enganchada a otra o revuelta y arrugada. Además así lograrás que evite juntar humedad causando que tengas que volver a lavar todo otra vez y perder más tiempo.

3- Sacudir bien la ropa antes de tenderla

Cuando nuestro lavarropas termina la tarea de lavar las prendas que hemos metido dentro es entonces nuestro momento de hacer el trabajo: tenderla. Y para ello un gran truco es sacudirla ni bien la sacas, antes de ponerla al tender.

Sacudirla es un truco que te ayudará a evitar a que las arrugas que ha conseguido de girar y girar dentro de la lavadora no queden para cuando le toquen a tus prendas secarse. Puedes tomarla de la parte superior y agitarla hacia abajo para que vaya estirándose y elimine esas formas. 

4-Tender la ropa al revés

Este truco es maravilloso y te cambiará la vida en cuestiones de ropa arrugada pues se trata de colgar las prendas al revés para evitar que los ganchos o que las rejas donde tiendas tu ropa marquen la prenda del lado que más se ve.

Existen diferentes modelos de tender o cuelga ropas dependiendo la casa, el gusto y la necesidad pero sea de la forma que sea el tuyo, procura dar vuelta cada prenda a la hora de colgarla para evitar que las arrugas te persigan.

5- Colocar las prendas separadas

Este otro truco es bien sencillo aunque a veces nos cuesta llevarlo a cabo y se trata de tender las prendas separadas una de la otra. Esto le permitirá a cada una poder secarse sin que otra la toque o le haga peso y así le genere una arruga desagradable.

Además de evitar las arrugas, colocar las prendas separadas te ayudará a que se sequen correctamente y no de a partes y que no tomen olor a humedad. Toma su tiempo colocarla separada pero es muy útil y efectivo. ¡No lo olvides!

6- Prestar especial atención al colgado de prendas pesadas

Las prendas pesadas como las camperas de lana o de cuero, los pantalones anchos de telas gruesas, frazadas o acolchados es más que conveniente tenderlas de manera horizontal y no vertical como solemos hacer con el resto de nuestras prendas.

Si bien tender las cosas en horizontal nos ocupará más espacio en el tendedero, sin duda alguna es recomendable hacerlo en horizontal pues de esta manera evitarás que se te estiren y te generen arrugas indeseables. Quizá te conviene hacer diferentes tandas de lavados cuando tienes ropas pesadas para poder colgarlas con espacio y comodidad.