Limpiar nuestro hogar es una actividad que ciertas veces tendemos a posponer o relegar por otras actividades. Suele ser de ayuda darnos el espacio y el tiempo para que llevar a cabo el orden de la casa. Se recomienda tener un esquema y seguirlo lo más fielmente posible para evitar postergaciones.

Si lo que deseamos es dejar nuestra casa impecable, entonces necesitamos un plan de limpieza semanal. Esto evitará que en un solo día tengamos que limpiar todo nuestro hogar y terminemos completamente agotados. Con este plan lograremos distribuir nuestras tareas de manera práctica. Una vez que tengamos la lista diagramada solo será cuestión de seguirla semana a semana.

Lunes

  • abre las ventanas de toda tu casa y deja que los espacios se ventilen para renovar las energías y comenzar la semana de manera refrescante. En el caso de que sea invierno puedes reducir el tiempo y seleccionar ciertos espacios para la ventilación.
  • barre o aspira los pisos de la casa. Aquí es donde la lista se vuelve flexible. Puedas optar por barrer algunos sectores por la mañana y otros por la tarde.
  • al terminar el desayuno, lava lo que hayas utilizado.

Martes

  • pasa un trapo o plumero por los muebles para quitarles el polvo. Si quieres darle un mejor acabado puedes pasarle algún producto para dejar tus muebles brillantes. De ser necesario repasa barriendo nuevamente el piso.
  • limpia las ventanas  y espejos.
  • saca la basura.

Miércoles

  • cambia las sábanas y fundas de las almohadas. Lávalas y tiende la cama nuevamente.
  • renueva las toallas del baño.
  • lava la ropa que has utilizado durante la semana y cuélgala.
  • Limpia las telarañas del techo y lugares poco habitados.

Jueves

  •  descuelga la ropa y dóblala.
  • trapea los pisos de la casa. Nuevamente aquí puedes decir en qué momento del día llevar a cabo esta actividad.
  • ordena los libros, adornos y demás objetos de la casa.

Viernes

  • saca la basura.
  • como bien dijimos anteriormente no todo es limpiar constantemente. Tomate el día libre y disfruta del buen estado de tu hogar. 

Sábado

  • concentra tus energías en la cocina. Limpia el horno y los quemadores. Asegúrate de quitar las manchas y el hollín.
  • en el caso de tener trastes sucios, limpiarlos, secarlos y guardarlos.
  • limpia la heladera y bota de la comida en mal estado.

Domingo

  • limpia el baño. Tanto el retrete como el lavamanos, bidet y bañera. Cambia las toallas en caso de ser necesario.
  • cambia las sábanas.
  • refuerza la limpieza de los espacios que creas necesarios.

Algunos consejos extras a la hora de llevar a cabo el plan de limpieza

Los lunes son los días iniciales de la semana y la manera en como los empecemos determinará en cierta forma el inicio de nuestras actividades. Puedes acompañar la ventilación del hogar con algunos inciensos, sahumerios o velas aromáticas para generar un ambiente amable y reconfortante.

Durante los siguientes días se recomienda tener cuidado a la hora de utilizar los espacios. Por ejemplo si un martes se mancha el piso no esperes a que sea jueves para limpiarlo porque la lista lo diga. 

Flexibiliza tu plan en base a tu comodidad

Si bien dijimos que los viernes son «el día libre» de la lista, esto depende de como hayamos utilizado nuestra casa durante la semana o con cuánta energía nos encontremos. Es válido remarcar que el plan de limpieza es una guía creada para facilitarnos el orden y limpieza de la casa.

Es por eso que si necesitamos hacer un cambio de días por el flujo de nuestras actividades esto es posible. Si sabemos que el sábado no vamos a estar en nuestra casa, entonces pasamos la limpieza de la cocina para el viernes y solo nos quedaría sacar la basura el sábado.

Escoge los días adecuados para cada tarea

Otra a cosa a tener en cuenta es el trapeado de los pisos, el cual se recomienda hacerlo durante el día. De esta manera lograremos que se sequen más rápido y evitaremos dejar marcas.

Se recomienda suspender el trapeado en días lluviosos o de mucha humedad ya que ciertas veces suele volverse contraproducente para la limpieza. En estos casos podemos enfocarnos en otras tareas. Como por ejemplo limpiar las telarañas del techo.