Hoy en los tiempos que corren, la falta de tiempo es una constante para cualquiera de nosotros. Es por ello que a la hora de cocinar, terminamos haciendo platos sencillos y que requieren poca elaboración, para cumplir con el acto de la comida.

Partiendo de esta base, pensar en hacer algo para la tarde, es algo que casi ya hemos desterrado. Pero, en la casa, sobretodo si hay pequeños, cuando llegan del colegio vienen con hambre y algo hay que hacer. Podemos comprar, obviamente, pero a veces por el solo desconocimiento, no probamos en hacer con nuestras manos pequeñas cosas, que con pocos ingredientes y rápidamente podemos encarar. Es por ello que encontrar recetas como la que a continuación te comparto, es un tesoro que no podemos despreciar.

Si continuas con la lectura de este articulo, encontraras estas riquísimas galletas hecha con elementos que seguramente encontraras en tu casa y que muy rápidamente podrás elaborar. Arrancamos entonces con estas galletas de Maizena y leche condensada con las que te chuparas los dedos.

Ingredientes:

  • Maizena, 350 gramos
  • Manteca (en lo posible sin sal), 125 gramos
  • Yema, 1
  • Azúcar glas, 40 gramos
  • Leche condensada, 200 gramos

Preparación:

  1. Como primera medida los ingredientes tendrán que estar a temperatura ambiente
  2. Agarrar ahora la batidora con las paletas de batido y coloca en el bol la manteca.
  3. Le agregaras también el azúcar y procederemos a batir a velocidad media.
  4. Tendrás que llegar a punto de mezcla perfecta y cremosa.
  5. Ahora añade la leche condensada y vuelve a batir hasta lograr su perfecta unión.
  6. Es momento de agregar la yema y volver a batir para integrar.
  7. Una vez hecha la mezcla, deberás de buscar el tamiz, para a continuación echar poco a poco la Maizena que pasara por ese tamiz.
  8.  Procede ahora a cambiar las paletas de tu batidor y colocar las de amasar.
  9. A velocidad baja procederás a amasar todos los ingredientes, hasta que se integren.
  10. Sacar del bol, y colocar sobre la mesada, para seguir con el amasado a mano. Tienes que llegar al punto que al tocar la masa no este pegajosa.
  11. Envolver la masa en papel film y llevar a la heladera por el espacio de una hora.
  12. Pasado ese tiempo retirar la masa de la nevera y sacar el film.
  13. Antes de seguir con la masa, es hora de que agarres la fuente de horno y le coloques en toda su extensión papel encerado.
  14. Procede ahora a separar en forma de bolitas de unos 15 gramos cada uno las futuras galletas.
  15. Ten presente de colocarlas en la fuente de horno de forma que queden espaciadas, dado que con la cocción estas tienden a expandirse.
  16. Prende el horno hasta que alcance una temperatura máxima de 160 grados.
  17. Agarra un tenedor, al que previamente pasaras por la Maizena, y con el procederás a pasarlo por la superficie de cada bollo dándole así la forma que se necesita.
  18. Llevaras la fuente al horno y dejaras que se cocinen por el espacio de 12 a 13 minutos.
  19. Una vez cocidas, retiraras del horno y las dejaras reposar en la misma fuente por 5 o 10 minutos.
  20. Luego coloca una rejilla y las colocaras sobre ella hasta que se enfríen.
  21. Tienen que quedar unas galletas suaves, claritas por arriba y ligeramente tostadas por abajo. 
  22. Terminamos, por lo que te recomiendo que procedas a servirlas y disfrutarlas!