A muchos de nosotros nos encanta cocinar y disfrutar del bello arte de combinar aromas y sabores llenando nuestros platos de especias de colores, verduras, cereales, legumbres y mucho más. Y para que todo este arte culinario se desarrolle de la mejor manera necesitamos de objetos como ollas, sartenes, asaderas y muchos utensilios más. 

Y aquí es donde nos enfrentamos a una difícil situación en la que los ingredientes se nos pegan a la sartén o a la olla de hierro que usamos. Y claro que es bien molesto pues arruina la estética de nuestro plato e incluso a veces puede llegar a arruinar su aroma y sabor al quemarse o derretirse algo que no debía.

Pero no te preocupes más por esta complicación porque hoy te daremos un secreto para que evites este desagradable momento y puedas disfrutar de cocinar y de comer de la manera más fácil y deliciosa.

EL truco perfecto para que la comida no se pegue en la sarten de hierro

Muchas veces cuando cocinamos nos sucede que se nos pega la comida a la sartén y no podemos sacarla de allí, se nos rompe, se nos desarma o en el peor de los casos se nos quema y esto nos puede arruinar nuestra comida. Pero la sal nos resolverá este gran conflicto. ¿Cómo?

¿Qué necesitas?

  • Sal gruesa (puede ser fina también)
  • Sartén de hierro
  • Hornalla o anafe

¿Qué debes hacer?

  1. Lo primero que debes hacer es poner al fuego tu sartén por unos minutos hasta que quede bien caliente
  2. Luego de calentarla debes colocarle sal en toda la superficie de manera uniforme (es recomendable hacerlo con una cuchara de madera)
  3. La sal debe estar allí por unos instantes hasta que se torne de un color amarillo (aproximadamente 5 minutos)
  4. Luego de que esto suceda deberás apagar el fuego, quitar la sal y con un paño de cocina limpiar la sartén
  5. Deja que la sartén se enfríe y úsala cuando quieras
  6. ¡Disfruta de tu delicioso plato!

Otros aspectos a tener en cuenta

La calidad de tu sartén

Además del truco de la sal, tan efectivo, fácil y práctico te invitamos a que revises el material de tu sartén pues esto te podrá ayudar en cuestiones de uso o de lavado. La calidad de las sartén tiene mucho que ver con su productividad a la hora de que no se te pegue la comida. Dependiendo de ella tendrás más o menos conflictos.

  • Sartén de hierro

Si tu sartén es de hierro pues te recomendamos que no la laves con detergentes de cocina pues son muy corrosivos y pueden dañar la capa anti-adherente que generan con el uso de manera natural. Lo mejor es lavarla con agua caliente y con un cepillo. Y también resulta conveniente lavarla luego de usarla y no dejar que pase el tiempo. 

  • Sartén de acero inoxidable

Si tu sartén en cambio es de acero inoxidable pues estás de suerte ya que son las mejores sartenes en relación a su posible conflicto de que se le pegue la comida. Estas sartenes tienen la característica especial de llegar con gran rapidez a altas temperaturas y de manera distribuida en toda su superficie. Lo que se recomienda en este caso es que cocines con poco aceite y siempre a fuego bajo o medio.

  • Sartén anti-adherente

Si tienes una sartén anti-adherente pues estás salvado. En caso de que deje de funcionar su rol anti-adherente pues revisa que no esté rallada, que no esté rota o que no haya perdido su película anti-adherente. En algunos de estos casos es cuando la sartén deja de tener vida útil pues una sartén anti-adherente que perdió su adherencia necesita ser cambiada por una nueva. 

La temperatura del fuego

La temperatura en que cocinas es también muy importante a la hora de que no se te pegue la comida y es algo que muchos ignoran, pero sí que es importante. Deberás calentar a fuego máximo la sartén siempre y cuando quieras poner a cocinar, bajarla a la temperatura que necesita tu comida y tu preparación.

El lavado de la sartén

Cómo lavas la sartén y cuándo la lavas es también muy importante. Es recomendable que laves tu sartén con agua y un cepillo suave y no con esponja ni ningún detergente o producto químico que pueda dañar la capa anti-adherente que tienen las sarténes o rallarla o dañarla de alguna manera.

A su vez es importante que cuando dejas de usar la sartén la dejes enfriar a temperatura ambiente para evitar dañarla o romperla por el cambio de temperatura. 

Los utensilios con que usas la sartén

Este otro punto también es importante y muchas veces lo ignoramos. Para cuidar tu sartén y poder sacar la comida de allí sin que se te quede pegada la comida es recomendable utilizar elementos de cocina de madera o de plástico. Lo que sí no se recomienda son los utensilios como cucharas, tenedores o cuchillos de metal pues pueden lastimar la superficie y colaborar con el proceso de pérdida de su adherencia.