La mayoría estamos muy ajustados con el tiempo por las obligaciones diarias, por eso la limpieza del hogar es superficial.

En vista de esto, nos organizamos de manera que podamos ponernos al día con la limpieza de todos los ambientes de la casa. Todos concordamos que uno de los lugares donde requiere un trabajo más tedioso es el baño, sin duda alguna.

Afortunadamente, existen trucos simples pero súper efectivo que facilita la limpieza y acelera el proceso cuando disponemos de poco tiempo.

Cómo limpiar el baño con métodos caseros

Los ingredientes protagonistas de este método de limpieza son el limón, el bicarbonato de sodio y otros componentes más, que actúan poderosamente como blanqueador, por ejemplo.

Puede interesarte: Truco para limpiar el jabón y sarro que se queda pegado en los azulejos del baño

Veamos a continuación estos trucos caseros y empecemos por cada parte del baño:

¿Cómo limpiar el baño?

Una bañera blanca como la nieve

Para lograr quitar el color amarillento de la bañera y además, eliminar las bacterias:

Ingredientes

  • 4 lt de Agua tibia
  •  1/2 vaso de Vinagre
  • 1 vaso de Alcohol
  • 1/4 vaso de Bicarbonato de sodio

Procedimiento

Es muy sencillo y fácil la preparación, mezclando los 4 litros de agua tibia, el medio vaso de vinagre, el alcohol y el bicarbonato de sodio.

Una vez que tengamos todo mezclado, aplicamos sobre la superficie de la bañera y la dejamos actuar durante unos 15 minutos aproximadamente.

Paso siguiente, la enjuagamos con agua fría arrastrando las impurezas y quedará súper blanca.

Ducha impecable

En este caso utilizaremos como ingrediente estrella al vinagre, especialmente para zonas donde el agua es dura vamos a observar como la ducha se tapa por los sedimentos de calcio y magnesio.

Si nuestra ducha es fija, la recomendación es verter el vinagre blanco en una bolsa de plástico y lo atamos en la boquilla de la ducha para que quede bien sumergida en la solución.

Finalmente, la dejamos actuar durante 2 horas por lo menos, para luego lavarla con agua tibia y veremos excelentes resultados.

Espejo brillante

Para la limpieza del espejo no es complicada, con solo mezclar agua oxigenada y bicarbonato de sodio.

Luego utilizamos una esponja con la que vamos a lavar y frotar los cristales, para finalmente secarlo como lo hacemos habitualmente. Quedarán como nuevos.

Otra idea muy práctica es usar crema de afeitar, los resultados son maravillosos ya que no solo brillarán los espejos sino que también dejarán de transpirar.

Inodoro libre de sedimentos

Para lograr esto bastará con combinar el agua unos 10 ml de agua tibia, 3 gr. de bicarbonato de sodio y 1 cucharada de jugo de limón, mientras vamos removiendo los ingredientes.

Luego utilizamos la preparación y limpiamos el borde del inodoro, después de aplicar la solución lo dejamos actuar unas 2 horas.

Cuando transcurra este tiempo, procedemos a lavar utilizando el cepillo de inodoro y especialmente sobre aquellos sedimentos de cal que aparecen a la altura del agua en el inodoro.

Cepillo de inodoro

También es fundamental limpiar el cepillo de inodoro y dejarlo  como nuevo:

Sencillamente colocamos el cepillo en un recipiente con detergente, también le añadimos medio vaso de bicarbonato de sodio, 2 cucharadas de sal, un cuarto de vaso de vinagre y agua hirviendo.

Cuando transcurra 1 hora aproximadamente, el cepillo estará como nuevo.

Llaves de agua

Eliminar el óxido en llaves o las canillas es fácil, con tan solo colocar la sal sobre la parte oxidada de la llave y también un poco de jugo de limón por encima.

Recordemos, que el jugo de limón disuelve y la sal absorbe el óxido. Podemos dejar esta solución durante toda la noche y por la mañana, lavamos con abundante agua.

¡Los resultados son sorprendentes!

Todo fresco y limpio

Otra parte fundamental del cuarto de baño, es observar el polvo en el techo y las manchas.

Afortunadamente podemos lograr mucho con simplemente llenar un balde con agua y vinagre en una proporción pareja. También utilizaremos un trapeador adecuado y largo para limpiar el techo del baño.