Para los amantes de las plantas en todas sus formas y variedad, debemos decir que la planta de romero es medicinal y muy aromática. De hecho, es la más utilizada para la cocina, la salud y la belleza. Pero como todas las plantas es fundamental saber cuales son los cuidados del romero.

Para quienes son más expertos en el cuidado de las plantas, aseguran que no requiere de demasiados cuidados solo los necesarios. Sin embargo, es importante seguir ciertos cuidados especialmente cuando lo tenemos en maceta.

cuidados del romero

Es interesante tener presente sus beneficios y propiedades:

  • Se trata de una planta digestiva, por lo que ayuda a aliviar las molestias ocasionadas con una mala digestión, como la acidez, la flatulencias, etc.
  • Algo fundamental es que nos ayuda a cuidar el hígado y la vesícula biliar, excelente como preventivo.
  • Actúa como un antibiótico natural muy potente.
  • También sirve para tratar problemas bucales como la prevención de caries, reducir las infecciones y hasta las inflamaciones en la boca, eliminando el mal aliento, entre otros beneficios.

Por esto y mucho más, en particular por sus propiedades culinarias debemos familiarizarnos bien con los cuidados que debemos aplicar en esta planta cuando la tenemos en casa.

veamos a continuación cómo hacerlo:

1) Maceta

Es importante saber que el romero requiere de un gran drenaje y una maceta donde precisamente se acumule suficiente agua, porque se trata de una planta de ambientes secos.

Una recomendación es colocar piedras en el fondo de la maceta como base, esta ayuda a que el romero drene según lo este necesitando.

2) Esqueje

Como primera medida se elige un esqueje sano que debe tener al menos, unos 10 centímetros. También se debe eliminar las hojas de los 4 centímetros del esqueje y le agregamos agua. El conteo debe ser de abajo para arriba.

Hay que observar cuando las primeras raíces blancas comiencen a brotar, es ahí cuando será el momento de trasladarlo a una maceta.

3) Riego

Cuando hayamos pasado el esqueje a la maceta, solo se coloca las raíces en la tierra y lo demás queda afuera.

El riego se realiza cuando veamos que la tierra esté totalmente seca, solo en estas condiciones.

En la época de invierno, el riego será solo una vez por semana y en verano solo se riega solo 2 veces por semana.

Un recordatorio sumamente importante, antes de regar podemos enterrar un dedo en la tierra para asegurarnos de que esté bien seca.

4) Iluminación

El romero es una planta que requiere de muchas horas de sol al día, de hecho mientras más sol reciba se pondrá más bonito. Sin embargo, tengamos el cuidado de que la época de calor intenso las hojas no se quemen.

Una recomendación es buscarle un sitio con sol y algo de sombra para balancear tanto calor, como así también en las épocas de temperatura templada o hasta fría, seria conveniente ubicarla en el hogar en un lugar con más luz natural posible.

¡Si seguimos todos estos cuidados del romero a pie de la letra, obtendremos una planta perfecta y completamente sana para todo tipo de uso que le quieras dar!