Limpiar los pisos de nuestro hogar y eliminar por completo el polvo, los pelos y las pelusas del piso, no es tarea fácil pero tampoco imposible. De hecho, tenemos a nuestro alcance alternativas caseras para dejar nuestros pisos impecables.

Seguramente ya hemos utilizado muchos productos de limpieza y sin obtener buenos resultados, aunque barremos y trapeamos, los restos de suciedad, polvo, pelos de mascotas y pelusas siguen ahí.

polvo

A continuación veremos algunos trucos para efectuar una limpieza profunda con este método:

Elementos

  • Aspiradora
  • Medias gruesas
  • Trapeador
  • Balde
  • 1 Taza de té negro (caliente)
  • Aceite de almendras

Procedimiento

  1. En primer lugar, tomamos la aspiradora y comenzamos a aspirar todos los pisos de la casa, ya sea el polvo, las pelusas y los pelos.
  2. Luego haremos un mechudo o una especie de lampazo, utilizando un cepillo y le colocamos una media gruesa en la base. Una vez terminado, lo pasamos por el piso como un trapeador, este segundo paso es fundamental porque el trapeador levanta toda la suciedad y pelusas que la aspiradora no pudo.
  3. Paso siguiente, en un balde con agua le agregamos 1 taza de té negro caliente, inclusive podemos dejar los saquitos dentro del agua.
  4. Seguidamente, trapeamos  y dejamos secar.
  5. Cuando ya se seque el piso, con un trapeador seco le echamos algunas gotitas de aceite de almendras y le sacamos brillo.
  6. Este toque final del aceite de almendras, le dará un brillo único y un aspecto súper limpio. Además evitará que el polvo y la suciedad ya no se impregnarán.

Otro truco:

Otra recomendación es utilizar vinagre, un gran aliado en el hogar y que facilitan muchísimo la limpieza. En este caso el vinagre ayudará a que el polvo no se quede pegado en el piso, además de desinfectar.

Para este método vamos a necesitar:

Procedimiento:

  1. En primer lugar, barremos y luego aspiramos los pisos.
  2. Seguidamente en un balde añadimos agua tibia y suficiente vinagre blanco, removemos bien hasta integrar ambos ingredientes.
  3. Paso siguiente, trapeamos los pisos y dejamos secar bien.
  4. Finalmente, observaremos que el polvo no quedará pegado al piso y lo tendremos todos desinfectados.

Si bien es cierto, estos trucos caseros son efectivos, la mejor recomendación es dejar a un lado la escoba o el escobillón. Debemos recurrir a la aspiradora porque elimina el polvo, las pelusas y los pelos por completo, mientras que la escoba o el escobillón solo lo levantan y cambian de lugar.