La cocina es uno de los lugares más fascinantes del hogar, cuando de cocinar o de degustar ciertos platos se trata, pero cuando hablamos de todo el trabajo que requiere limpiarla ya no es lo mismo. Sabemos muy bien como la salpicadura de aceite y la grasa hacen de las suyas, por lo que dejar la cocina impecable requiere de un ayudante.

Más precisamente nos referimos a la famosa piedra desengrasante, la que nunca falla y cumple su propósito de dejar nuestra cocina “rechinando de limpio” y sin esfuerzo alguno.

Piedra desengrasante para dejar toda tu cocina "rechinando de limpio" sin esfuerzo

¿Qué es la piedra desengrasante?

Se trata de un producto de limpieza altamente efectivo que se compone de ingredientes 100% ecológicos y biodegradables, arrasa con toda la grasa, aceite y suciedad propia de la cocina.

Además, es ideal para limpiar y dejar reluciente la grifería y los azulejos, hasta elimina manchas de oxido y el sarro más pegado.

Sin duda, la piedra desengrasante es realmente un producto apto para cuidar el medio ambiente ya que no contiene ingredientes abrasivos y tóxicos que dañan la piel, entre otros problemas de salud que puede ocasionarnos.

¿Cómo hacer una piedra desengrasante?

Como bien sabemos esta piedra desengrasante podemos conseguirlas en negocios artesanales o de productos de limpieza, pero lo mejor es que podemos hacerlo en casa de una manera sencilla.

Los elementos que se requieren para fabricarlo caseramente son los siguiente:

Elementos:

  • 40 gr. de Arcilla blanca
  • 15 gr. de Jabón de castilla o jabón blanco rallado
  • 40 ml. de Agua
  • 1 cda. de Bicarbonato de sodio
  • 1 cda. de Vinagre blanco
  • 20 gotitas de Aceite esencial de limón

Procedimiento

  1. Comenzamos diluyendo la ralladura de este jabón en una olla chica en baño María.
  2. Una vez que se haya diluido por completo y sin grumos, le sumamos la arcilla blanca y el bicarbonato de sodio. Mezclamos hasta lograr una textura homogénea
  3. Mientras tanto, vamos agregando de a poco el vinagre blanco y las gotitas de aceite de limón, también lo removemos despacio porque genera mucha espuma.
  4. Cuando alcancemos la consistencia deseada, es momento de dejarlo secar para que solidifique, lo volcamos en un recipiente con tapa. Lo dejaremos reposar durante unos 2 a 3 días hasta que se seque totalmente.

¡Cuando solidifique ya tenemos nuestra “piedra desengrasante” lista para ser utilizada! 

Te recomendamos: ¿Cómo hacer jabón casero con aceite de cocina usado?

Cómo utilizar la piedra desengrasante casero

Para usarla es un procedimiento sencillo, con la la ayuda de una esponja o paño mojado lo pasamos por la piedra hasta lograr una espuma blanca. Recordemos, que la piedra contiene la arcilla blanca fina, con la cual vamos a frotar las superficies sin dañarlas.

Paso siguiente, después de fregar se retira el producto con la ayuda de una trapo o paño limpio. Observaremos como arrastra la suciedad, la grasa, el aceite y hasta el sarro.

Los resultados son excelentes, a partir de ahora nuestra piedra desengrasante será nuestra gran aliada en la limpieza de la cocina. ¡Anímate a fabricar esta mágica “piedra desengrasante casero”, es única!