Lamentablemente, la muerte nos alcanza a todos en algún momento de la vida, en el caso de nuestras mascotas sucede lo mismo. Si tenemos una, sabemos muy bien lo difícil que es decirle adiós a nuestro perrito por ejemplo, el vinculo es tan fuerte como si fuera un miembro más de la familia.

Sin embargo, algo curioso del comportamiento que manifiestan cuando están cerca de su muerte, es que se alejan para estar solos. Algo muy diferente nos pasa a los humanos, en esos momentos es cuando más necesitamos de nuestros seres queridos.

En el caso de los animalitos debemos entender que hay una razón relacionada con su instinto, precisamente allí encontramos la respuesta de su comportamiento.

El instinto del perro

Debemos pensar que aunque nuestros perros están domesticados y han aprendido mucho al estar en familia, sigue siendo un animal que se guía por sus instintos naturales.

De hecho, hay razones de su comportamiento al estar cerca de su muerte. Aunque nos duela verlo de esta manera, es importante tener en cuenta algunas teorías que explican su alejamiento:

  • Lo hacen para protegerse y al mismo tiempo no preocupar a sus dueños.
  •  Otra razón podría ser que se desorienten y se encuentran demasiado enfermos como para volver por si solos.

Los ancestros de los perros, en la naturaleza hacían lo necesario para protegerse y sobrevivir, cazaban, deambulaban, se quedaban en manada y también se defendían de los depredadores. Cuando uno de ellos ya estaba demasiado mayor o enfermo, entonces se apartaba para no estorbar al resto por su condición de vulnerabilidad.

Es la manera que tienen de escuchar a sus cuerpos que están por fallecer, debemos comprender que este instinto es fuerte y nada tiene que ver todos los años de amor y compañerismo que le hemos dado. Ellos no tienen el control de sus actos, es necesario aceptar y respectar su decisión de estar solo, porque que es instintiva.

No obstante esto, podemos hacer mucho y acompañarlos de alguna manera. Veamos a continuación cómo hacerlo:

Cómo ayudar a nuestra mascota en su momento final

Tengamos presente que si nuestro perro está grande y con problemas de ceguera, fatiga, desorientado y con la posibilidad de perderse en la calle si anda solo, debemos darle mucha atención.

Seguramente ya lo conocemos bien como para saber interpretar sus señales y necesidades en estos momentos críticos, razón por la cual hay que estar atentos a su falta de coordinación, falta de apetito, espasmos musculares, etc.

Otra recomendación es consultar con nuestro veterinario para que nos ayude a manejar esta situación de la mejor manera, nada más acertado que un asesoramiento por parte de un especialista para acompañar a nuestra mascota hasta el final.

Para terminar, seria conveniente dejar a nuestro perro en un patio cercano a nuestra vista y cercado para que no se nos escape y quede expuesto a cualquier peligro.

Recordemos, que nuestra mascota se aleje no significa que no nos quiera, sino más bien que por instinto natural necesita aislarse.