Es muy común ver como con el paso del tiempo algunas piezas de metal comienzan a oxidarse, de hecho la humedad o la exposición al aire libre los va deterioran de a poco y pierden la pulcritud.

Por eso, es importante vigilar los utensilios, herramientas, bisagras de puertas, griferías y otros objetos que tengamos en nuestro hogar para llegar a tiempo y recuperar su estado conservando su vida útil.

Quitar óxido con vinagre

Afortunadamente hay una solución práctica, sencilla y económica, se trata del Vinagre que actúa como poderoso limpiador. Ya que existen diferentes variedades de vinagre, te estarás preguntando que tipo de vinagre se usa para quitar el oxido.

 Te recomendamos: Cómo limpiar el lavarropas (lavadora) con vinagre, 3 sencillos consejos

Precisamente te estamos hablando del Vinagre blanco, veamos a continuación como prepararlo y aplicar este liquido limpiador:

Como quitar el oxido con vinagre

Este método es el más utilizado para eliminar el óxido de hierro, el protagonista es el vinagre blanco, una composición química que permite a este liquido reaccionar frente al óxido y removerlo rápidamente.

Es un procedimiento altamente efectivo y que resulta ideal para los objetos pequeños de poder sumergirlos en el vinagre blanco.

Veamos como prepararlo y seguir los pasos necesarios:

  • Comenzamos llenando un recipiente con vinagre blanco y sumergimos en su interior el objeto oxidado.
  • Luego dejamos reposar durante toda una noche, inclusive se puede dejar varios días para su mayor efectividad.
  • Paso siguiente, frotamos con alguna esponja o con un cepillo de cerdas gruesas. Recordemos tener mucho cuidado de no dañar o rayar el objeto.
  • Seguidamente limpiamos con abundante agua y terminamos secando con un paño o trapo limpio.

Recordemos, si los objetos de metales son más grandes, podemos aplicar el vinagre blanco directamente sobre la superficie oxidada y para ello, podemos utilizar un rociador. El quitar oxido con vinagre es un método infalible.

Consejos y Trucos

Afortunadamente hay varias soluciones caseras que bien podemos valernos para quitar el óxido, no solo el vinagre blanco nos ayudará en esta limpieza sino que también hay otros elementos que nos ayudarán.

Otra combinación poderosa en métodos caseros para quitar el óxido, es mezclar el vinagre blanco y una pizca de sal. Para quitar óxido de pequeños objetos, podemos remojarlos en un recipiente con vinagre blanco por unas 24 horas.

En el caso de que la mancha está en objetos de mayor tamaño, echamos una capa de vinagre y después agregamos otra capa de sal.

También se puede mojar papel aluminio en el vinagre y después usarlo como un cepillo para refregar la mancha, una solución muy práctica.

Otra recomendación interesante porque muchas veces nos sucede esto y no sabemos que hacer, si tenemos manchas de óxido en la ropa, primero hay que cubrir la prenda totalmente con vinagre blanco y luego echarle una capa de sal. Después, frotamos suavemente para retirar la capa de sal y dejamos que la mancha quede húmeda algunas horas. Más tarde, enjuagamos bien.

También el bicarbonato de sodio es otro remedio casero que podrá ayudarnos, solo formamos una pasta con el bicarbonato mezclado con agua.

Inmediatamente lo aplicamos sobre la zona oxidada y dejamos que actúe por algunos minutos o todo lo que podamos.

Paso siguiente, con un cepillo fregamos y quitamos la pasta de bicarbonato de sodio sobre el óxido. Observaremos que se desprenderá con facilidad.