¿Tenemos una casa desorganizada? Quizás para algunos no es un tema de importancia, sin embargo tener nuestro hogar convertido en un caos y hasta sucio, revela mucho sobre nosotros. Razón por la cual, es momento de tomar ciertas medidas en nuestra vida personal.

En primer lugar, debemos reconocer que si nuestra casa esta organizada y bien limpia, podremos tener una mejor calidad de vida.

De hecho, este asunto encierra mucho más de lo que podamos imaginar. A continuación veremos los motivos fundamentales que tenemos para hacer los ajustes necesarios:

Bloquea el flujo de prosperidad

Ante todo, sea que lo creamos o no, la energía del universo existe y actúa de acuerdo a lo que cada uno de nosotros atraigamos.

Todo lo que reflejemos en nuestra vida, el universo lo toma como energía y esa que canalicemos, será la que atraigamos hacia nuestra vida.

Un ejemplo, si somo desordenados en nuestro hogar e inclusive en nuestra vida personal, la prosperidad no vendrá hacia nosotros porque la estamos bloqueando.

Por otro lado, si no creemos en la energía, sabemos muy bien que una casa desordenada está indicando psicológicamente cuál es nuestra forma de vida y lo que hay en nuestro interior.

Dicho en otras palabras, tenemos un caos o desastre en los distintos aspectos de nuestra vida, como consecuencia la economía se resiente. Es hora de tomar medidas urgentes.

Desacuerdo con las personas que viven con nosotros

Esto es una consecuencia normal si vivimos en desorden, comienzan a surgir desacuerdos y molestias. Por ejemplo, en el caso del hombre va caminando por la casa y se tropieza con los tacones de su esposa, o ella que se encuentre en el baño con los productos para afeitar de su marido.

Ciertamente son situaciones de la vida cotidiana que pueden traer conflictos y discusiones en la pareja y en la familia en sí, por eso la recomendación es tener los espacios en orden.

Tengamos en claro que cada uno debe ordenar sus cosas y colaborar a la satisfacción de cada miembro de la familia, no hay porque hacer lo que al otro le corresponde. Tomemos conciencia y estemos en paz con el otro.

Atraer las energías negativas

Es importante comprender que cuando una casa está desordenada siempre trae discordia e infelicidad, los resultados son una energía negativa. Podemos concluir esto sin llegar a ser místicos.

Además, si seguimos en ese desorden las energías estarán muy cargada y emanará malas vibras. De seguro, no queremos a nuestro hogar en estas condiciones.

Un estado de infelicidad general

Claramente una casa desordenada no puede generar un ambiente de felicidad, si algún miembro arroja al piso ropa y la va dejando allí acumulada, llegará un momento en que comenzará a molestar a los demás miembros de la familia.

O lo que es peor, si otros siguen el mismo mal ejemplo, llegará un momento en que nuestro hogar se convertirán en un verdadero caos. Después será muy difícil revertir la situación, cuando todo se vuelve abajo.

¡Procuremos entre todos a contribuir a la buena energía en nuestra casa manteniendo un hogar ordenado y limpio!